Muebles renovados versus limpieza del trastero

5/08/2013

El otro día me propuse acometer una de las tareas que llevo posponiendo durante mucho, mucho pero que muuuuuucho tiempo; organizar el sótano.

Para que os hagáis una idea de lo que eso supone tengo que decir que en los últimos cinco años llevamos unas diez mudanzas, y puede que me quede corta. Y no se por qué rara ley física el número de cosas que acumulas crece de manera exponencial con cada traslado.

Por un lado están las cosas que compras de nuevo porque no tienes ni idea de donde están las que ya tenías, luego añades las que compras para dar un toque más hogareño a la nueva casa, las que eres incapaz de tirar, las que compras porque sí,  las que te dejan porque al fin y al cabo, no vas a estar mucho tiempo y te van a hacer un apaño y así casi sin darte cuenta vas trasladando cosas de un sitio a otro sin ninguna finalidad.

Y ahora todas esas cosas están en mi sótano, acumulando polvo, y no hay manera de mantenerlas en orden porque cada vez que necesito algo, tengo que mover tropecientosmil trastos que luego soy incapaz de colocar y justo cuando lo consigo, necesito algo que está justo al fondo.

Es hora de decir ¡se acabó! y de deshacerme de todas esas cosas que jamás voy a utilizar y que sólo guardo por si acaso. Pero no os creáis que es tarea fácil, antes tienes que hacer una larga terapia para olvidar sentimentalismos estúpidos que te llevaron a guardar una piscina de plástico que se pinchó justo después de que te la regalaran en una revista porque Teresa se baño en ella su primer verano y para rechazar ideas de bombero que te hacen pensar que algún día convertirás esa vieja estantería en un guiñol para las niñas, ya que probablemente, para cuando lo hagas ya no pensarán en jugar con muñecas.

Así que ahí estaba yo, totalmente concienciada, sacando cosas sin parar, separando aquellas que pensaba tirar y sumida en un mar de dudas sobre que hacer con esto o con aquello, cuando aparece Jorge por la escalera y dice: ¿que bien queda la mesa que has puesto en la entrada? tiene el tamaño justo. - ¿QUE? - Yo sólo me había limitado a acumular en la puerta las cosas que pensaba llevar al punto limpio, pero esas palabras llevaron al traste mi terapia y en mi cabeza volvieron a surgir ideas sobre que uso dar a todas esas cosas que pensaba tirar. Ni que decir tiene que di por finalizada mi tarea y me centré en la mesa en cuestión.


Debía estar guardada en el trastero de mis padres desde tiempo inmemorial y por alguna razón que no recuerdo acabó en el mío. Jorge tenía razón, tenía el tamaño justo.

Por supuesto que una mesa en la entrada de la casa es totalmente innecesaria, pero quién soy yo para despreciar a un pobre objeto que a pesar de ser más bien feo, ha sobrevivido a tantas mudanzas! No, no caerá sobre mi la responsabilidad de tirarlo a la basura.

Dicho y hecho, me puse a rebuscar entre los millones de restos que guardo en mi sección de bricolaje y manos a la obra.

En primer lugar lijé la mesa a conciencia, hasta que desaparecieron todas las manchas. Después de esto debería haber aplicado una selladora acrílica, pues era madera no tratada, pero como no tenía suficiente, me salté este paso.

Luego procedí a pintarla, para lo que utilicé rodillo de esmaltar y pintura beige que tenía por casa. A pesar de no haber utilizado selladora, bastaron dos capas. Entre capa y capa realicé un lijado suave y en la última  utilicé además una lija más fuerte para dejar ver en algunos tramos la madera original, haciendo hincapié en aristas y esquinas.

Por último mezclé cera para muebles con un poco de betún de judea (no me quedaba mucho) y lo apliqué por toda la mesa.

No se aprecia mucho el resultado en la foto (tengo mucho que aprender en materia de fotografía) pero de verdad que quedó de un color con cierto toque verdoso muy mono.


Por supuesto la vasija también es reciclada, de hecho está rota y sólo tenía la parte de arriba, pero con unos pequeños ajustes encajó perfectamente en el hueco.


Y lo mejor de todo, todavía tengo un montón de muebles viejos en el sótano!

Besos, Cristina

2 comentarios :

  1. Hola, soy Esther la mamá bloguera de http://cadadiaesdomingo.com/wordpress/, Soy fan de tu blog te he dejodo un premio puedes pasar a recogerlo en http://cadadiaesdomingo.com/wordpress/otro-premio-para-cada-dia-es-domingo/
    Besos y felicidades por tu blog

    ResponderEliminar

Deja un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
popstrap.com